El traje de tehuana, un tesoro oaxaqueño admirado por el mundo

Posted in:
Post at: 5 meses
traje de tehuana

Símbolo del orgullo por la tierra mexicana, el traje de tehuana es uno de los más bellos de nuestro país y de los más conocidos alrededor del mundo. 

Acompáñanos a descubrir su historia y múltiples versiones.

Breve historia del traje de tehuana

Según las mujeres del Istmo de Tehuantepec, además de vestir y portar el traje de tehuana las recubre con la historia de las generaciones anteriores, les permite mostrarse orgullosas de su lengua (el zapoteco) y les recuerda su papel en la sociedad.

Este traje ha ido evolucionando con el paso del tiempo. Nació en el México prehispánico y durante la conquista retomó elementos de los dos mundos para aumentar su valor simbólico. En este período, muchas mercancías nuevas llegaron a México. Entre ellas, telas provenientes de Turquía, Inglaterra o Francia, así como encajes que venían de Italia o Países Bajos. Estos nuevos materiales fueron añadidos al traje de tehuana de una forma tan fácil y rápida que se conservan como materia prima hasta hoy.

A mediados del siglo XIX, por medio de Juana Catalina Romero, amiga muy cercana de Porfirio Díaz, impulsó el traje para que tuviera visibilidad dentro del territorio nacional y saliera por primera vez del istmo. En este tiempo se fundó la escuela de artes y oficios donde las mujeres de la época incorporaron al traje sus ahora característicos bordados con hilos brillantes, los cuales tuvieron una fuerte influencia victoriana.

Hacia las décadas de los años 50 y 60 del siglo pasado, el bordado se hizo más tupido, lo cual complicó la confección de esta vestimenta y elevó sus precios. Las mujeres istmeñas se muestran siempre orgullosas de elaborarlo y portarlo diariamente o en ocasiones especiales como bodas, fiestas de 15 años o ritos fúnebres.

traje tehuana historia

Foto: Shutterstock

Uno para cada ocasión

Para portar el traje, se necesita sentir orgullo por la tierra istmeña y vestir de acuerdo a la ocasión siguiendo las reglas de cada traje:

El de uso cotidiano

Es de terciopelo morado, está bordado a mano y lleva una enagua sencilla, con encaje en el mismo tono que el bordado. En la cabeza pueden usarse listones, trenzas con flores o el resplandor de encajes. 

El traje de gala

Su base es de terciopelo morado intenso, tiene un bordado tupido de cadenilla en tonos amarillo y rojo. La enagua está rematada con un olán fuertemente almidonado. Sobre la ropa, alhajas de oro (cuantas más se usen, más poder adquisitivo muestra la mujer).

Este tipo de falda se usa en las celebraciones importantes: bodas, XV años y velas patronales (fiestas de las comunidades).

El traje de boda

Confeccionado en tela blanca, tiene la particularidad de llevar hojas de palmita y flores hechas de la misma tela del vestido en lugar de el bordado tradicional. El ajuar de la novia se completa con joyas de oro: aretes y collares para realzar la importancia de este día.

El traje de luto

Sobresale por su sobriedad. Se realiza en terciopelo negro, con bordado escaso y consta únicamente de falda, huipil y un mantón negro con olán blanco con el que la viuda cubrirá su cabeza al salir de casa durante el primer año de luto.

Las mujeres del Istmo de Tehuantepec visten cada día con orgullo las prendas que ellas mismas confeccionan pues saben que, en cada puntada, han dejado algo de ellas mismas y de sus antepasados en el lienzo.

historia traje tehuana

Foto: Shutterstock

Utilizado por Frida Kahlo e inspiración de diseñadores de moda como Lydia Lavín, el traje de tehuana ha trascendido sus orígenes zapoteco y es hoy un símbolo inequívoco de la mexicanidad a nivel internacional. 

Ven a Oaxaca, descubre más de la cultura zapoteca y disfruta al final del día de un buen descanso en alguno de nuestros hoteles, reserva aquí.

También te puede interesar: 

Día de la Samaritana, bella tradición de Oaxaca

El petate: una cama de raíces ancestrales

Conoce el origen del mariachi, una tradición que solo pudo haber salido de México

El traje de tehuana, un tesoro oaxaqueño admirado por el mundo