Así eran los registros de sismos en el México prehispánico

registros sismos mexico

En un mundo sin redes sociales, ni aplicaciones digitales ¿Qué tan complicado era tener datos sísmicos?  

México está ubicado sobre una franja sismológica, es evidente que en su historia ha sufrido de movimientos telúricos, ¿Cómo era que los antiguos habitantes en aquellos tiempos registraban estos fenómenos?

Por experiencia propia o por algunos dispositivos hoy detectar un sismo es sencillo, con información de los medios podemos conocer la magnitud de su fuerza. En otros tiempos, la comunidad mexica, náhuatl y otras culturas que vivieron en la etapa prehispánica también tenían sus métodos, claro que más rústicos, pero útiles para los tiempos que vivieron, muy lejos de nuestra era digital.

Bien sabemos que este tipo de culturas atribuían a la naturaleza y a sus observaciones astronómicas todas sus actividades, su calendario de 260 días, les permitían anticipar lluvias, heladas, eclipses y llevar el registro de los sismos.

sismos mexico prehispanico

La experiencia y la narración como memoria

Bernardino de Sahagún fue un misionero franciscano que escribió varias obras en náhuatl y en castellano, considerados hoy uno de los documentos más valiosos para la reconstrucción de la historia de México antiguo antes de la época hispánica. Entre estos registros escribió mucho sobre la experiencia sismológica de estas culturas.

Y entre los registros de Sahagún, está una de las crónicas más completas sobre cómo los mexicas reaccionaban a los sismos, describiendo lo siguiente de la cultura: "Cuando tiembla la tierra, rociaban con agua todas sus alhajas, tomando el agua en la boca y soplándola sobre ellas, y también por los postes y umbrales de las puertas y de la casa”. Estaba la creencia que si no hacían esto el temblor se llevaría sus casas. En lugar de sonar una alarma sísmica, lo que hacían eran dar gritos y darse con sus manos en las bocas, podemos compararlo con las redes sociales de su época en un escenario caótico.

Los mexicas llamaban a los sismos como el tropiezo del sol

Por otro lado, en otra cultura, los mexicas pensaban que el sol caminaba debajo de la tierra mientras se hacía de día o de noche,  ellos le llamaban como un tropiezo terrestre, un tropiezo de la tierra lo que ocasionaba este movimiento bajo sus pies.

En archivos más contemporáneos, la doctora Virginia García, antropóloga e historiadora de desastres naturales, nos cuenta que los pueblos mesoamericanos en general registraban sus acontecimientos del día a día pero sobre todo aquellos que eran más importantes en sus códices, no contaban todo lo que vivieron, no escriban un diario detalle por detalle, solamente hacían glifos, dibujos que relatan sobre lo más importante, y así, en un estilo pictográfico, escribían los relatos de lo que ellos experimentaban.

sismos mexico prehispanico

Por otro lado, el investigador del departamento de sismología del Instituto de geofísica de la UNAM, Gerardo Suárez, y también autor del libro “Los sismos en la historia de México” explica en este documento que en el siglo XV y a principio del XVI, la información era cualitativa, tomando en cuenta la intensidad del movimiento, lo definían como un temblor fuerte o un temblor débil. No es como hoy que podemos medir la amplitud de ondas, las frecuencias y cualquier otro tipo de parámetros. Con estos registros prehispánicos, podemos conocer en qué época del tiempo, en qué zona se tiene registro de los sismos más intensos.

Ya son más de 100 años de medir los sismos de forma cuantitativa, tener a la mano la grandeza y la riqueza de los registros históricos de México antiguo nos demuestra que los temblores son parte de nuestra historia, que lo único que ha cambiado es como los enfrentamos, como nos preparamos ante ello y como los comunicamos.

En tu próxima visita a México, recuerda reservar en tu Hotel City Express, donde te esperamos con todas las comodidades y la seguridad que mereces.

Así eran los registros de sismos en el México prehispánico