Por qué somos tan inestables en los trabajos

Por qué cambiar de trabajo

El cambio, tan esencial como respirar y estar vivo. Al igual que cambiar de residencia, cambiar de trabajo es algo que la gran mayoría hemos hecho en algún momento.

Quienes tienen décadas en el ámbito laboral se quejan de que las nuevas generaciones lo hacen mucho más seguido e, incluso los tildan de “inestables”. Pero ¿es cambiar de trabajo un rasgo de inestabilidad? No necesariamente.

Porque llevas dos meses y ya te aburriste. Porque no ganas lo que quieres pero no estás dispuesto a generar cierta antigüedad. Porque te cae mal un compañero o tuviste una discusión con alguien. Ninguna de estas razones es suficiente para dejar un trabajo al poco tiempo de haber entrado, pero hay otras que quizá sean más justificables:

Por dinero. Una de las razones más poderosas para cambiar de trabajo. Si te están ofreciendo más dinero por dedicarle el mismo tiempo a tu trabajo, tiene sentido hacer el cambio. Un tip acerca de esto: no siempre es sensato tomar decisiones basados exclusivamente en el aspecto financiero.

Porque queremos crecer. Los profesionistas jóvenes son propensos a querer abarcar muchos ámbitos, aprender a hacer cosas nuevas e incrementar su experiencia. Por otro lado, si tienes diez años en un mismo departamento, también es normal que quieras dar el siguiente paso. De acuerdo con un estudio de LinkedIn, esta es, de hecho, la principal razón por la que gente cambia de trabajo.

Porque siempre queremos más libertad. Si hay un trabajo que nos quede muy cerca del hogar, o que permita los horarios flexibles y el trabajar desde casa, nos sentiremos naturalmente inclinados a preferirlo por sobre uno que no cumpla con esos requisitos.

Por qué cambiar de trabajo

Foto: Shutterstock

Porque la vida. Vas a tener hijos, te mudas de ciudad, regresas a estudiar, tuviste una experiencia profunda que te cambió. La vida da muchas vueltas y es natural que eso intervenga con el empleo y el ámbito laboral. Hijos, cambio de ciudad, tragedias.

Porque cuesta formar buenos equipos. Una oficina o equipo de trabajo es como una familia: hay miembros que te caen mejor que otros, pero es fundamental que todos contribuyan al buen ambiente y procuren el respeto. Un ambiente tóxico en el trabajo es una buena razón para dar vuelta a la página.

Al final, cambiar de trabajo constantemente no es inherentemente positivo o negativo. En el largo camino que es tu carrera profesional, no te queda más que seguir tu intuición y aprender de los errores.

En este tema no hay reglas escritas, pero sí podemos darte dos recomendaciones:

  • Hagas lo que hagas, no tomes decisiones precipitadamente. Si crees que es momento de saltar a otro empleo, toma todo el tiempo que sea suficiente para analizar bien tu situación y las opciones que tienes.

  • Quédate al menos un año en cada trabajo. Por un lado, cambiar de trabajo cada seis meses no le va a generar mucha confianza a tus futuros empleadores. Además, antes de ese tiempo podrías estar pasando por un momento pasajero de desencanto, natural en todos los trabajos cuando recién inicias.

Por qué cambiar de trabajo

Foto: pictoline.com

¿Es hora de cambiar de trabajo? Solo tú puedes saberlo. Lo importante es que lo hagas por las razones correctas y en buenos términos para no dañar tu reputación en el mundo laboral.

También te puede interesar:

Cómo atraer y retener talento joven para tu empresa

Cómo atraer a los nómadas digitales, los profesionales del futuro

Lecciones que podemos aprender de iVoy, la nueva app de mensajería

Por qué somos tan inestables en los trabajos